Santa Marta DTCH

.

domingo, 20 de marzo de 2016

La Semana Santa



La Semana Santa es el momento litúrgico más intenso de todo el año. Sin embargo, para muchos católicos se ha convertido sólo en una ocasión de descanso. Está íntimamente ligado al sábado, día semanal que Dios concedió a Israel. La Iglesia abandonó la observancia del sábado (Col 2, 16) y le dio importancia al primer día de la semana, que pasó a ser el día de descanso y de encuentro de la comunidad (Hch 20,7; ICo 16,2). Lugar del descanso era para Israel la tierra prometida en la que pondría Dios la morada de su reposo: el TEMPLO de Jerusalén. Hoy el pueblo de Dios peregrina mientras llega el descanso de la nueva JERUSALÉN. y diversión. Se olvidan de lo esencial: esta semana la debemos dedicar a la oración y la reflexión en los misterios de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias que esto nos trae.

Para vivir la Semana Santa, debemos darle a DiosREY, ROCA, SANTO, VERBO, ESPÍRITU. el primer lugar y participar en toda la riqueza de las celebraciones propias de este tiempo litúrgico.

A la Semana Santa se le llamaba en un principio “La Gran Semana”. Ahora se le llama Semana Santa o Semana Mayor y a sus días se les dice días santos. Esta semana comienza con el Domingo VENIDA DEL SEÑOR, SÁBADO, DIA DEL SEÑOR, SEÑOR. de Ramos y termina con el Domingo de Pascua inicialmente era una celebración característica de pastores; después pasó a ser una gran fiesta de liberación de los HEBREOS, de su salida de Egipto. Más tarde se le incorporó una antigua fiesta agrícola de los panes sin FERMENTO (ázimos). También se daba el nombre de pascua al CORDERO que, en esa ocasión, se sacrificaba y se comía. En el NT la Pascua es MEMORIAL de salvación de los hombres realizado por Jesús con su vida, muerte y resurrección. Es la celebración del nuevo EXODO la salida hacia una vida NUEVA y de camino hacia el Padre. .

Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al Sacramento de la PenitenciaLa conversión se considera en la Biblia como un volver del mal CAMINO y un seguir por el camino del bien; una corrección del rumbo. Muchas veces va acompañada de signos externos; es lo que se llama penitencia. Propiamente no somos nosotros los que nos convertimos: es Dios quien nos da la gracia de cambiar de rumbo (Jr 31, 18). en estos días para morir al pecadoEs la acción mala del hombre rebelde, débil y desequilibrado. El AT tiene varias palabras para expresar esta realidad (Dt 19, 15; 2R 18, 14; 1R 12, 19): crimen, extravío, impiedad, injusticia, etc. Pecado es, pues, todo lo que está fuera de lo normal, de lo divino, de la vida y exige un castigo, puesto que los valores de la vida deben ser mantenidos (Sal 3; 5; 6; 7; 13; 17, 22, etc.; Sal 19, 13; Lv 4). El AT afirma su realidad pero desconoce su origen. El NT conoce la realidad del pecado que tiene muchas manifestaciones según los vicios a que están sujetos los hombres. La ausencia de pecado en el hombre se da en la medida del cumplimiento de los mandamientos, todos subordinados finalmente al mandamiento nuevo de Jesús (Jn 15, 12; 1Jn3, l8ss;4, 7ss; 5, 1ss). La enseñanza paulina es abundante sobre todo en lo referente al origen del pecado (Rm Cap. 5). y resucitar con Cristo el día de Pascua.

Lo importante de este tiempo no es el recorda. rDecir que Dios se recuerda de alguien significa que Dios lo ama, le hace el bien, viene en su ayuda. Pedir que Dios se recuerde de su ALIANZA, es decir, de sus promesas, es lo mismo que pedir que siga bondadosamente manteniéndolas. Para el hombre y para la comunidad, recordar los beneficios de Dios es revivir los acontecimientos con alegría, gratitud, alabanza. Es revivirlos de verdad. Recordar es también vivir en la expectativa del gran futuro que se nos ha prometido y prepararlo activamente desde ahora. Todo esto sucede principalmente en la liturgia. con tristeza lo que Cristo padeció, sino entender por qué murió y resucitó. Es celebrar y revivir su entrega a la muerte por amorDesigna muchas cosas: lo que le gusta, un amigo, una mujer, un compañero de trabajo, los hijos. Para Israel Dios ama al hombre. Él ha tomado la iniciativa y él mismo le enseña el amor hasta las últimas consecuencias en su Hijo Jesús. La historia de la salvación no es más que la historia de su inmenso amor por el hombre al que le hace el regalo de Jesucristo en los tiempos del Evangelio. En su Hijo Dios concluye las nupcias eternas del esposo con la humanidad. Si tanto amó Dios al hombre hasta entregarle a su Hijo es para que los hombres tengan vida eterna. La vida de Jesús manifiesta muy a las claras el diálogo filial que él mantuvo con su Padre. En la cruz se revela el drama intenso de este amor. El calvario es el lugar del amor perfecto. Pentecostés dará carácter universal a este amor y abrirá a todos los hombres la posibilidad de vivir rn diálogo de amor con Dios y Con los hermanos. De todas las palabras humanas es la que mejor define a Dios. Dios es amor. No hay mayor fuente de amor que creer en ese amor. Es imposible procurar el Reino de Dios con algo más eficaz que el amor. El justifica la vida que se entrega para servir con cariño a algunas abandonados, enfermos, ancianos. Se justifica la vida que se aparta de la vida común para dedicarse totalmente a la oración y al amor más íntimo para con Dios. Se justifican los esfuerzos humildes y diarios para poner más amor donde vivimos. a nosotros y el poder de su Resurrección, que es primicia de la nuestra.

La Semana Santa fue la última semana de Cristo en la tierra. Su Resurrección nos recuerda que los hombres fuimos creados para vivir eternamente junto a Dios.

Domingo de Ramos: Celebramos la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén en la que todo el puebloEl pueblo no siempre es citado en los textos bíblicos. Pero está siempre presente: a través de la vida, de las costumbres, de las preocupaciones y luchas que se describen; a través de la fe y de la esperanza que se manifiestan. La Biblia fue escrita para el pueblo y partiendo del pueblo. Es importante ver esta constante presencia del pueblo. A veces se manifiesta a través de detalles curiosos. Así, Ex 1 no recuerda el nombre del rey egipcio que oprimió a los hebreos, ni el de la princesa que adoptó a Moisés; pero sí cita los nombres de las dos parteras egipcias, Sifrá y Puá, que desobedecieron la ley injusta y así salvaron de la muerte a muchos niños hebreos. lo alaba como reyA más del gobernante supremo, designa al SEÑOR de todo, a Dios. A cada sociedad le gusta dar a la divinidad títulos dicientes. Un grupo patriarcal llamará a Dios quien se revela a sí mismo. Al fin habrá la revelación como Pastor; en ambientes en donde la autoridad máxima es el rey, también a Dios se le dará el título de Rey. con cantos y palmasBatir palmas, aplaudir: MANO. . Por esto, nosotros llevamos nuestras palmas a la IglesiaEn el NT es la asamblea, la comunidad de los discípulos de Jesús. Más tarde se empleó la misma palabra para designar el lugar en donde se reúne la comunidad, es decir, el templo. para que las bendigan ese día y participamos en la misa.


Jueves Santo: Este día recordamos la Última Cena de Jesús con sus apóstoles en la que les lavó los pies dándonos un ejemplo de servicialidad. En la Última Cena, Jesús se quedó con nosotros en el pan y en el vinoBebida muy común y popular en Palestina. Por eso los viñedos y las uvas eran tratados con cariño. En la Biblia el vino es símbolo de alegría (Sal 104, 15); tomar vino es la imagen y anticipación de la plenitud esperada (“escatológica”). El LAGAR donde se pisan y exprimen las uvas para hacer el vino tiene también su simbolismo: es figura del castigo de los malvados (Is 63, 2), por eso el vino puede representar la IRA DE DIOS (Ap 14, 10; Jr 25, 15-29; Sal 60, 5; 75, 9). En la cena eucarística del NT el uso del vino recibe el extraordinario simbolismo del mundo judío; recibe, al mismo tiempo, un sentido cristiano NUEVO, todavía más profundo. , nos dejó su cuerpo y su sangreLos judíos creían que la vida estaba en la sangre. Ahora bien, la vida es dominio exclusivo de Dios. Por eso, estaba prohibido alimentarse con la sangre. En el culto, hay frecuente “derramamiento de sangre”, es decir, SACRIFICIO de animales ofrecidos a Dios. Se rechazaba todo derramamiento criminal de sangre. La expresión carne y sangre se refiere al hombre en su debilidad y limitación. En el NT, la sangre que Jesús derramó en la cruz (la vida que él entregó libremente por la salvación de los hombres) asume especial importancia - como sacrificio de la nueva — ALIANZA, en vista de la vida eterna. . Es el jueves santoToda criatura es limitada. Dios no; él es completamente diferente; “separado” de todo lo que es limitado, deficiente. En este sentido es en el que la Biblia dice que Dios es santo. El no guarda para sí esta santidad: la extiende; llama a otros para que participen de ella. Las personas, lugares, templos y cosas que Dios separa del común y llama para su santidad pasan a ser sagradas; para eso son consagradas. San Pablo llama “santos” a todos los cristianos, pues todos son llamados a la santidad. Este dinamismo de la santidad se expresa por medio de gestos y símbolos, que constituyen el culto. Punto culminante del culto es el SACRIFICIO, que es la oferta cultual a Dios de algo que estimamos mucho. A través de eso el hombre se ofrece a sí mismo. En efecto, el hombre reconoce que todo lo que tiene es un don de Dios y a él pertenece. Entonces le devuelve a Dios algo de lo que tiene de mejor; y Dios acepta ese gesto de oferta y consagra la cosa ofrecida. Punto culminante de todo culto es el sacrificio que Jesús hizo de su vida, dada por todos los hombres y ofrecida al Padre. Dios no deseó la muerte injusta de Jesús. Pero la voluntad del Padre era que nada, ni siquiera la violencia de los hombres, impidiese la donación de Jesús. Jesús cumplió perfectamente esa voluntad de Dios. cuando instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio. Al terminar la última cena, Jesús se fue a orar, al Huerto de los Olivos. Ahí pasó toda la noche y después de mucho tiempo de oración, llegaron a aprehenderlo.

Viernes Santo: Ese día recordamos la Pasión de Nuestro Señor: Su prisión, los interrogatorios de HerodesCuando Jesús nació, reinaba en JERUSALEN Herodes, llamado el Grande. Hombre experto, realizador, violento; organizó un Estado autoritario, opresor; pero con pequeños beneficios agradó a mucha gente ingenua. No hay que confundirlo con su hijo Antipas, TETRARCA de Galilea y de Perea, que es el Herodes de la vida pública y de la pasión de Jesús y de la ejecución de Juan Bautista. También está el nieto de Herodes, el Grande, el rey Herodes Agripa I, perseguidor de la Iglesia primitiva (Hch 12); también el hijo de éste, Herodes Agripa II, mencionado en Hch 25 y 26. y Pilato; la flagelación, la coronación de espinas y la crucifixión. Lo conmemoramos con un Via Crucis solemne y con la ceremonia de la Adoración de la CruzSeñal de maldición para un judío. La cruz de Jesús se levantó en la frontera de las economías del AT y del NT como signo de salvación, reconciliación y unidad de todos los pueblos. .


Sábado Santo o Sábado de Gloria: Se recuerda el día que pasó entre la muerte y la Resurrección de Jesús. Es un día de luto y tristeza pues no tenemos a Jesús entre nosotros. Las imágenes se cubren y los sagrarios están abiertos. Por la noche se lleva a cabo una vigilia pascual para celebrar la Resurrección de Jesús. Vigilia quiere decir “ la tarde y noche anteriores a una fiestaHace pensar inmediatamente en familiaridad, descomplicación, alegría. Muchas veces simboliza la alegría de la familia de los hijos de Dios, reunidos definitivamente con su Padre en la vida eterna. Aun cuando su origen era agrícola o pastoril, toda fiesta de ISRAEL terminaba unida a un acontecimiento de su historia. La celebración de las fiestas era muy importante para la vida religiosa de Israel. También era una de las principales formas de catequesis. .”. En esta celebración se acostumbra bendecir el aguaSímbolo de la vida y de todo lo que la hace crecer. RÍO. Es también símbolo de todo lo que libra de la suciedad y la maldad. En plural, aguas MAR. Uso litúrgico del agua TIENDA. y encender las velas en señal de la Resurrección de Cristo, la gran fiesta de los católicos.

Domingo de Resurrección o Domingo de Pascua: Es el día más importante y más alegre para todos nosotros, los católicos, ya que Jesús venció a la muerte y nos dio la vida. Esto quiere decir que Cristo nos da la oportunidad de salvarnos, de entrar al CieloLugar físico en donde brillan los astros. Es también la morada de Dios (Sal 2, 4); pero sólo simbólicamente; los israelitas sabían que Dios es superior a cualquier espacio (1 R 8, 27). Puede también ser un modo de hablar de Dios, evitando pronunciar su santo NOMBRE. y vivir siempre felices en compañía de Dios. Pascua es el paso de la muerte a la vida.

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More